Plantillas de pago o gratuitas

Cuando comenzamos a desarrollar un proyecto web, ya sea un blog o una página corporativa, dentro de todos los aspectos que tenemos que tener en cuenta, uno de ellos, y muy importante es el de la plantilla. Y es que, a no ser que comencemos a programar desde cero el sitio web, tendremos que utilizar alguna plantilla predeterminada.

Una plantilla que tendrá que cumplir una serie de requisitos si queremos que toda nuestra estrategia de posicionamiento llegue a buen puerto. Y es que, debe ser una plantilla ligera para que el hosting de turno pueda trabajar con ella sin problemas, así como limpia visualmente y que no contenga elementos que distraigan al usuario.

La necesidad de las plantillas de pago

Por todo ello, lo queramos o no, y ya que estamos comenzando un proyecto con el que queremos generar ciertos ingresos, no tendríamos que plantearnos si la plantilla en cuestión debe ser o no de pago. Debe serlo si queremos asegurarnos todos los aspectos que hemos mencionado anteriormente. De hecho, no hay más que ver algunos simples blogs como puede ser el caso de http://seoycontenidos.com para darse cuenta que una plantilla puede ser un elemento diferencial a la hora de comenzar un proyecto.

Pero eso no es todo ya que una vez que hemos adquirido una plantilla de pago, nos damos cuenta a los pocos minutos que ante nosotros se abre un mundo de posibilidades casi infinito. Unas opciones y alternativas de configuración que no hacen otra cosa que permitirnos dar con ese estilo y con esa forma que tanto hemos andado buscando. En definitiva, que con este tipo de plantillas vamos a poder darle la forma que queremos a nuestro sitio.

Es cierto que hay muchas plantillas que son totalmente gratuitas y que al menos visualmente son bastante atractivas. Sin embargo, no es menos cierto que ese tipo de plantillas o themes, tienen, o pueden tener, una serie de peculiaridades que no harán otra cosa que perjudicar, dentro del medio y largo plazo nuestro proyecto.

Además, no hay más que echar un vistazo por la red de redes para comprobar que las plantillas de pago no tienen que ser , ni mucho menos, caras. De hecho, hay muchos sitios web que venden plantillas por menos de 10 dólares por lo que podemos decir sin temor a equivocarnos que no tenemos motivo alguno para utilizar una plantilla gratuita. Por todo ello, invierte un poco de dinero en tu sitio web y verás cómo los resultados con mucho mejor de lo que esperabas al menos en un principio.

Te recomiendo leer el artículo ¿Qué es un hosting?